Redacción

@VicoVang

Sí, me dirás que esto de la redacción lo puede hacer cualquiera. Y es verdad: todos sabemos, en menor o mayor medida, redactar. Entonces, ¿por qué contratar a alguien para ello?

La redacción en blogs, si se hace bien, da oportunidad a una serie de beneficios a destacar, entre ellos el aumento de ventas. ¿Por qué? Porque eres la reina de lo ecológico, porque sabes de lo que hablas y te has convertido en una referente para tus clientes: quieren lo mejor y, si lo vendes tú que sabes mucho del tema, es que tiene que ser bueno. Es esa manera de conectar con el cliente de una forma más cercana, como una hermana mayor. La redacción es esa oportunidad de muchas empresas de “bajar a tierra” a echar un café con cada uno de sus clientes e informarlos de diferentes cuestiones, haciendo que confíen en ti y llenándoles de sabiduría sobre tu nicho. Tienes diferentes formas de hacer esto:

  • Blog
  • Email marketing - secuencia de emails
  • Posts para redes sociales
  • También, puedo personalizar para ti un calendario editorial, donde estarán muy bien explicados los temas que vamos a tratar en los siguientes posts, con objetivos claros que dicho post tiene. Si necesitas otros trabajos de redacción, puedes contactarme aquí.
@VicoVang

¿POR QUÉ TÚ, DÉBORAH?

Seguramente te preguntes por qué deberías encargarme a mí el trabajo y no a otro de los muchos copywriters que hay por ahí. No quiero convencerte de ello. Quiero que tú decidas por ti misma, creyendo que yo soy la que más encaja contigo.

Soy una inconformista de la vida.

Me gusta aportar positivismo a cada proyecto que realizo y hacerlo desde el alma, como si fuera mi propia empresa la que depende de ese copywriting. “Ya que lo hago, lo hago bien”. Desde hace un par de años, estoy empezando a aplicar más y más el minimalismo y el ecologismo en mi vida. No me gusta que las grandes multinacionales decidan por mí y por mi estilo de vida: me niego a creerme que el cacao (muy) azucarado con galletas por las mañanas en sano. Me niego. Siempre he sido de ir a contracorriente, de lanzarme a la piscina bien rápido antes de que me hable el miedo. Así, decidí irme del país con solo 19 años y dejé mi trabajo estable con 23 para dedicarme a lo que me apasiona de verdad: el copywriting. Como ves, esto de las decisiones locas (aunque con cabeza, si lo piensas bien), me viene desde siempre, aunque todos sabemos que antes de los 18, tus padres y sus “mi casa, mis normas” siempre limitan bastante.